DEMOCRACIA Y ‘EUGENTANASIA’ I

JOSÉ MARÍA AIGUABELLA AÍSA

El darwinismo social y las leyes eugenésicas en beneficio de la higiene social, fueron admitidas durante casi toda la primera mitad del siglo XX por todo tipo de regímenes políticos, incluido un buen número democracias occidentales.  A la finalización de la segunda Guerra Mundial con la constatación del horror genocida practicado por el nacionalsocialismo, Occidente renegó de tales teorías por aberrantes. 

Ha pasado el tiempo y buena parte de Occidente ha olvidado su historia más desgraciada. Los errores humanos se repiten, de modo que en las democracias actuales se van reasumiendo las leyes eugenésicas y similares de antaño, ahora ofrecidas como nuevos derechos, adornados de buenismo humanitario y justificados como un ejercicio de la libertad individual.

La novedad consiste en un cambio de matiz:  la eliminación de los débiles, a manos de  profesionales, se ha ido transformando en un derecho discrecional, que se puede ejercer a petición propia como, llegado el caso, por decisión delegada, de modo que el procedimiento resulta suavizado y presentable para narcotizar conciencias.

El buen ciudadano, llegado el momento, deberá asumir la circunstancia libremente. Con antelación habrá sido suavemente motivado, si es necesario. Dado que el progreso no puede detenerse quien se resista a someterse libremente se le obligará. Para facilitar una cómoda mentalización de la ciudadanía, los ingenieros sociales habrán previsto un calendario de adaptación progresiva para que la sociedad lo vaya asumiendo en dosis.

En todo ello hay un error grave de partida, ya que los derechos inalienables del ser humano: el derecho a la vida, a la libertad personal, a la felicidad no pueden ser restringidos o revocados porque son irrenunciables. ¿Se aceptaría una ley según la cual un ciudadano pudiera voluntariamente renunciar a su libertad para convertirse en esclavo? ¡Pues eso! 

«¿Qué podremos hacer? ¿qué nos dejarán hacer? ¿qué nos pasará? Sin ninguna duda, lo que nos dejemos»

José María Aiguabella Aísa

close

Publicado por José María Aiguabella Aísa

El Profesor.

Un comentario en “DEMOCRACIA Y ‘EUGENTANASIA’ I

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: