¿Disfrutar de qué?

Illa El Enterrador

EFE

CARLOS LUQUE FLÓREZ

Huelga decir que el comportamiento de una parte significativa de los componentes de este desGobierno comparte numerosos rasgos con el de cualquier persona con un cuadro psicopático diagnosticado.

Otra de las partes del grupúsculo de amiguetes de Sánchez directamente posee la capacidad intelectual de una ameba.

Por último nos encontramos ante el espécimen más peligroso. Aquel que no tiene idea alguna de nada de lo que habla y que, para más inri, parece comportarse como un loco. La mejor representación de este ser la podemos ver representada en Illa.

El Salvador que no ha salvado a nadie, sino todo lo contrario, es incapaz de contener su bajeza moral hasta en el día de su tan ansiada despedida. Seguro que todos ustedes saben a qué me refiero. Ese momento en el que al darle el relevo (más una guadaña que un testigo) a Carolina Darias le dice risueño a su sustituta que «va a disfrutar».

¿En qué cabeza cabe soltar semejante barbaridad? Palabras totalmente innecesarias además. Su incontinencia verbal parece abocarles a aprovechar hasta la más mínima oportunidad para mostrar a España su asquerosa y retorcida moral.

¿Cómo le puede parecer una buena idea decirle a la señora Darias que va a disfrutar? Justo en este momento. En el que cada día mueren cientos de personas en España y se arruinan miles. ¿Qué satisfacción es capaz de encontrar ahí? Cabe recordar que cada uno de estos politicuchos cuenta con multitud de asesores. Con todo, son capaces de protagonizar este tipo de «deslices».

Si el Enterrador fuera una persona cabal no hubiese sido capaz de disfrutar ni un sólo día de los que ha estado al frente de Sanidad. El problema es que no ha estado al frente de nada, especialmente durante sus tres primeros meses, cuando la vacación fue continua. 

Llega en enero cuando ya sabíamos que algo raro pasaba en China. Si hubiera hecho bien su trabajo podríamos habernos ahorrado la pérdida de decenas de miles de vidas humanas. Es más, si hubiera hecho su trabajo, aunque de manera poco acertada. Pero no, «no se podía saber». Lo peor de sus mentiras es que encima se las creen. 

8M coronavirus

¿De qué carajo va a disfrutar exactamente la señora Darias? Durante el tiempo que el ministro candidato ha estado haciendo campaña desde Sanidad han muerto cerca de  cien mil españoles ante la inacción de Illa. Cuando se acordaba de que tenía que tomar alguna decisión la tomaba. Pero de forma errónea, llevando a la miseria a miles de familias sin salvar una sola vida.

¿Dónde leches encuentra el señor Illa el gozo en eso? Ni aún habiendo hecho bien su trabajo sería impensable una declaración así. Habiendo sido, además, la representación más exacta posible de lo que significa la palabra negligencia, es intolerable.

Ila huerta
La Vanguardia

«Salid y disfrutad». Eso es lo que dijo Johan Cruyff a sus jugadores antes de la final de la Copa de Europa de 1992 ante la Sampdoria. Para el Salvador desequilibrado estar al frente de un Ministerio que tiene que lidiar con miles de muertes parece ser similar a jugar una final de Champions en Wembley.

Asimismo, del mismo modo que Koeman espero hasta los últimos minutos del partido para anotar el gol de la victoria del Barça, nuestro catalán particular no se ha retirado del «terreno de juego» hasta que no le ha quedado más remedio.

Aunque reconozco que no me sorprendería que lo de Illa fuera todo maldad, no quiero creerlo. Así que, tratando de pensar qué puede llevar a Illa a decirle Darias «vas a disfrutar», se me ha ocurrido realizar una búsqueda que alumbra los siguientes resultados:

1º «Illa adjudica 30,3 millones de euros «a dedo» a tres empresas de Barcelona para vacunas contra la gripe«

2º «Illa adjudicó a dedo el transporte de material sanitario a la danesa DVS por más de 26 millones«

3º «Illa achaca a «un error administrativo» los 14 contratos de Ingesa adjudicados sin dirección conocida«

4º «Illa se abona a las adjudicaciones sin concurso a empresas externas«

«Sanidad adjudica 245 M a un bróker de 29 años que ‘vive’ en una fábrica de mosquiteras»

6º «Sanidad deja sin resolver la mitad de su ‘megacontrato’ de 2.500 millones contra la covid«

7º «Sanidad incumple la Ley de Contratos del Sector Público al no publicar la identidad de los proveedores«

8º «El Ministerio de Sanidad de Salvador Illa adjudica contratos en el BOE a empresas que no tienen ni dirección«

9º «El Gobierno compra material por 263 millones a una empresaria condenada por estafa«

10º «Illa adjudica sin concurso a otra empresa privada tareas de asistencia técnica sobre la Covid-19«

11º «Illa adjudica a otra empresa unipersonal de Barcelona un contrato de 3,88 millones«

Salvador Illa

Todas esas adjudicaciones de dudosa transparencia, e incluso legalidad, en menos de un año. Casi nada, ¿verdad? Todo parece indicar que el patrimonio de unos cuantos neoempresarios catalanes se ha incrementado sobremanera a lo largo de la Pandemia gracias al dedazo de Illa.

Nos tocará estar ojo avizor para descartar que un grupo de empresarios canarios se hagan millonarios de un día para otro gracias a adjudicaciones de Sanidad. Pues la única explicación lógica que encuentro a las despreciables palabras de Illa es que, quizá, cuando le dice a Carolina Darias que «va a disfrutar», se refiere más a sus amigos canarios que a ella misma.

Como colofón a este artículo me sirvo de este tuit del periodista Luis del Pino:

«Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez»

Principio de Hanlon

close

Publicado por Carlos Luque Flórez

Periodista polivalente. Soy de Aragón, la tierra noble.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: