El horizonte próximo

Comunismo o Libertad 4 M

JOAQUÍN ECHEVERRÍA ALONSO

Estamos viviendo un momento que podría calificar de apasionante, si no fuera por la inquietud que me genera un futuro que no conozco y la impresión que tengo de no comprender a los ciudadanos que me rodean, no me refiero a los próximos, me refiero a los compatriotas, a las personas con las que de algún modo comparto un futuro, nuestro futuro. Sé que en un mundo globalizado en el fondo toda la humanidad está interconectada y comparte nuestro futuro.

Supongo que en este momento lo más importante son las estrategias de los grandes capitalistas manipuladores o de los gobernantes tiránicos de grandes potencias, pero esas se escapan a mi capacidad de análisis, por ello mi preocupación se centra en la política nacional, y en particular en el futuro inmediato del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Ese es el futuro que decidiremos en las urnas el próximo 4 de mayo.

Creo que se me escapan las capacidades de manipulación de estas elecciones, desde el uso de las televisiones subvencionadas, para asustar y convencer de que se queden en casa por miedo al contagio aquellos sectores de la población más conservadores. Si esas televisiones piensan que son caladero de votos para los social-comunistas harán gran hincapié en los riesgos para la salud de las edades de riesgo.

Otra capacidad de la manipulación es el voto por correo, o eso creo yo, después de haber visto destruir la publicidad electoral de un partido legal y que no ha cometido un solo acto violento y sí fue víctima de muchos actos organizados por aquellos que se llaman así mismos “antifas”.

Sé que alguien matizará mis palabras diciendo que también son legales partidos que integran a terroristas en sus listas, o en sus cúpulas y que defienden a personas que cometieron recientemente delitos muy graves con la excusa de ser “antisistema” y definen a sus víctimas como “fascistas” y por eso los consideran carentes de derechos.

Otegi PSOE
Una imagen vale más que 1000 palabras // EFE

Dicho lo anterior tal vez mi preocupación e inquietud sea egoísta, porque estoy pensando en mi bienestar y el de los míos, que se verá afectado por el resultado de las elecciones. Desde la subida de impuestos, tanto de sucesiones o donaciones, o cuánto se verán afectados los impuestos que pagamos, tanto yo cómo la gente próxima a mí, como consecuencia de la modificación que haría un gobierno “progresista” en nuestras declaraciones de la renta.

No es que me preocupe especialmente, aunque me moleste, el enriquecimiento de algunos social-comunistas o el glamur que viven los miembros de este gobierno déspota, que no me ha dejado salir esta Semana Santa de mi casa, quiero decir de mi comunidad que es la de Madrid, y sin embargo ellos han disfrutado de vacaciones en lugares diferentes a su lugar de residencia, reunidos en la cantidad de personas que les da la gana, cuando a mí no me dejan ni recibir a mis hijos en mi casa.

Además algunos de ellos reuniéndose en lugares que son patrimonio del Estado y con barra libre de aviones helicópteros y todo tipo de lujos. No echo de menos ni esos aviones, ni esos helicópteros, ni reunirme con la gentuza que los rodea, no podría ser amigo de ellos, por bien que cuenten chistes o las gracietas chabacanas que se les ocurran.

Pero mi principal preocupación es que pese a que creo que en la Comunidad de Madrid hay mucha parte de la población que está satisfecha con cómo se gobernó estos años, sé que muchos piensan que no es así y esos no me preocupan, cada cual tiene derecho a pensar como quiera. Me preocupa el destino del voto de aquellos que sí están satisfechos y quieren que siga un gobierno que tome medidas como las que se han ido tomando estos años. Podría parecer que sólo me preocupa lo relativo a impuestos, pero mi preocupación es la libertad de vivir, de trabajar o de disponer del dinero que ganamos, que ahorramos y constituye nuestro patrimonio familiar. 

La libertad individual es el derecho más sagrado y no quiero un gobierno que considera que los derechos fundamentales son los colectivos, no los individuales.

Me preocupa que parte de ese voto sea inútil porque el partido votado no adquiera el 5 % necesario para obtener representación en la cámara. Supongo que este va a ser el destino del voto a Ciudadanos que muchos individuos que no quieren ser de la “derechona” van a tirar a la basura. Creo que ese voto es bastante de orden, de personas de orden, pero que no les gusta que se diga que en España no caben 400 millones de africanos, y, que creo, no les importa demasiado que en España pueda haber millones de personas sin derecho a trabajar, obligados a operar en la economía sumergida, ilegal por tanto y en muchos casos delictiva.

Bal Arrimadas Villacís
EFE

No me preocupa excesivamente la distribución del voto entre el Partido Popular y VOX, que creo que en ambos casos obtendrán más del 5 % y al ser en este caso elegibles, si no me equivoco son 136 diputados y al ser elegidos en distrito único, creo que ahí no va a haber un grave problema de desperdicio de votos por recuento de “restos”.

Por todo lo anterior y dada mi preocupación por que nos gobierne una coalición de partidos social-comunistas, me preocupa profundamente el voto que Ciudadanos obtendrá en estos comicios.

En primer lugar porque creo que últimamente Ciudadanos ha mostrado una tendencia clara a pactar antes con los social-comunistas, que con los partidos que respetan las libertades individuales y no quieren subir los impuestos. En segundo lugar como ya dije me preocupa que ese voto sea un voto desechado por no alcanzar el 5 % necesario para tener representación en la cámara.

No sé qué es peor para aquello que yo creo que es conveniente, que obtengan representación o que no la consigan.

Si no la tienen, porque unos votos de personas que en principio no son partidarios de un gobierno social-comunista, serían votos inútiles. Si la tienen, si obtienen representación en la cámara, mi preocupación es a quien van a dar su apoyo, ¿a que gobiernen los que nos quieren saquear aumentando los impuestos y cercenar nuestras libertades? ¿o a los que van a seguir con una política de cuidar la actividad económica, cuidar nuestro dinero y no saquear nuestros bolsillos?

Que sea lo que Dios quiera.


close

Publicado por Joaquín Echeverría Alonso

Ingeniero de minas . Aficionado a contar historias más o menos reales.

Un comentario en “El horizonte próximo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: