La mater

Monjas

JOAQUÍN ECHEVERRÍA ALONSO

Estábamos en una reunión de matrimonios. Ellas eran antiguas alumnas de un colegio de monjas, más bien de varios colegios de la congregación del Sacre Coeur del niño Jesús, Orden que siempre percibí como entonada y pretenciosa. Yo me aburría un poco ya que todos se conocían de antiguo, ellos eran en general exalumnos de los Jesuitas. Pero de pronto me interesó una subida de tono en el ambiente. En una esquina se hablaba de una “madre”.

Una señora de aspecto formal, llamada Merchín decía en ese momento: 

-Pues a mi la madre Aragón siempre me trató muy bien.- 

-“Claro, como tu tía era monja en el colegio, la madre Aragón siempre te tuvo enchufe” dice Caita.

Interviene Patri: 

A mi en el colegio siempre me trató mal y es tía carnal mía, pregúntale a mis primas Loló y Purita, veras como te dicen lo mismo. ¡Loló!, ¡Loló! ¿Qué opinas de la tía Rosario?-

-Era una mala leche, a sus sobrinas siempre nos decía lo que más daño nos hacía, como: traes las medias caídas… no te lavaste la cara y cualquier cosa así delante de las amigas, era odiosa- Dice Loló poniendo voz antipática.

Pues conmigo siempre se portó muy bien y ya sabes que yo no era precisamente una buena alumna- dice otra del grupo.

-Bueno, a mi tía siempre le gustaron los apellido rimbombantes y el tuyo…- media Patri.

-¿Os acordáis cuando las monjas del colegio se fueron a vivir a pisos con los Jesuitas?- Dice la maliciosa de Purita.

Patri interviene al vuelo: 

-Si, fue después del Concilio, yo me acuerdo de cómo lo justificaba en casa de mis padres cuando venía a visitarnos, que si era necesario conocer el mundo fuera del convento, que si patatín que si… Se volvió progre y empezó a hablarnos de curas obreros y de esas inquietudes que nunca le habíamos oído.-

-Mi madre decía que la tía estaba de lo más rara y mi padre le decía: Julia no te preocupes, ya volverán las aguas a su cauce y verás como vuelven todas al convento.-

Otra, cuyo nombre no recuerdo, dijo: 

-Ellas siguieron en la orden pero ellos, muchos de los jesuitas, lo dejaron, no sólo el padre Aguirre…-

Merchín dice: -Pero la madre Aragón se fue a misiones, a Filipinas o a no sé donde.-

Bueno eso no sé si eran misiones de misioneros, misiones diplomáticas o jiras de cantante. Comenzó a viajar por el mundo, a donde había conventos de la orden y a donde no los había, recuerdo que en Filipinas encabezó con un sacerdote y otra monja la manifestación previa a la caída de Marcos, iban a la cabeza con un gran crucifijo-

Dice Loló:

 – Para mi que le pagaba la CIA los viajes-.

Purita dice: 

-Pues a la vuelta de un viaje a Venezuela, yo creo que le estaba llegando la menopausia, por la edad y las cosas que decía. Contó que un aduanero con la excusa de registrarla se había propasado, eso no lo hubiera contado diez años antes…-

Loló dice : 

-Claro que no, aunque hubiera sido verdad, a saber…-

Merchín sale en su defensa: 

-¿Cómo podéis decir esos disparates de la madre? Ella siempre fue serena y sensata, de hecho es una de las cabezas pensantes de la orden y sus opiniones son muy tenidas en cuenta en las altas esferas…-

-Mira Merchín, si dices que es inteligente, nadie te va a discutir eso, si dices que trabaja mucho, tal vez… pero que es manipuladora, calculadora, que fue progre después de mayo del 68 o del Concilio, no sé… y ñoña antes. Que cuando llevaba el servicio de orden en las obras de teatro nos ponía casi de espalda al escenario frente a la reverenda madre, que cogíamos tortícolis de mirar de lado… y dime si eso no es ser ñoña…-

-Bueno, pero es que la orden era así y ella estaba en la regla de la orden.-

-Sí… ya te decía que sí… que todavía tenía la regla, que luego se alteró mucho, supongo que con los calores a la cara…-

Merchín se enfada y dice: 

-No me parece respetuoso hablar de ese modo, ella siempre se ocupó mucho de nosotras y luego cuando pasó a estatus superior trabajó incansable para la orden.-

-Mira, es una cursi, cuando la vi la ultima vez se deshacía en alabanzas de un chico que la fue a visitar a un convento en Alemania. Decía que este chico no bebía y cuando en la cena con la congregación le ofrecieron vino él dijo que no, que no bebía alcohol y al insistirle dijo que su padre no quería que bebiera y el obedecía. Contaba que le dijeron pero si tu padre no te ve y tú tienes veintidós años y el chico dijo: es igual él paga mis estudios y yo obedezco sus órdenes, es lo justo. ¿Querréis creer que a ella le parecía admirable?-

Loló dijo: 

-Eso es una tontería, todos sabemos que los jóvenes de hoy beben y hacen de todo. Bueno mi hijo Guillermo pocas veces, pero los demás…-

Purita dice: 

-Pobre chico, me lo imagino escandalizado en un convento de religiosas, incitado a la picardía y la desobediencia, pero ¿durmió el chico en el convento?- 

-Pues claro ¿En que estás pensando?, tu siempre…-

Patri vuelve a intervenir: 

-Pues ahora que está como jubilada anda de convento en convento, en pueblos de mala muerte organizando actividades parroquiales, moviendo el cotarro como siempre pero con curas de pueblo y viejos, la cosa es no parar y en cuanto hay un problema en la familia coge los trastos y se presenta donde haga falta-


close

Publicado por Joaquín Echeverría Alonso

Ingeniero de minas . Aficionado a contar historias más o menos reales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: