Depúrate

Desconexión Política

CARLOS LUQUE FLÓREZ

Si quien me está leyendo es un lector más o menos asiduo de este Rincón habrá percibido que durante las últimas semanas, quizá meses, mi cadencia a la hora de escribir ha sido prácticamente inexistente.

La ausencia tiene una explicación bien sencilla; no me apetecía lo más mínimo. Y no será por falta de temas. Los articulistas encontraron con “el Gobierno de coalición” un filón de lo más explotable, que en los últimos meses no ha hecho sino multiplicar sus dimensiones. De hecho, tal y como recogemos en ‘El sumario del agravio’, me atrevería a decir que, desde que Pedrito tomó posesión, no ha pasado un solo día en el que desde Moncloa o alrededores no se nos haya insultado.

A lo que iba: desconexión. 

Vaya por delante que no busco en absoluto sentar cátedra así que, durante las siguientes líneas, me limitaré a exponer mi punto de vista. Decía previamente que llevaba un tiempo sin ganas de comentar la actualidad. El porqué es meridiano: no se puede vivir amargado los 365 días del año. 

Cuando el de las alpargatas olvidó o decidió olvidar el significado de dignidad nos cayó a todos los españoles una losa difícil de levantar, una espada de Damocles que terminará por caer si nada cambia. Pero, aunque resulte innegable que España en su conjunto va a la deriva, la vida real es la tuya y la de los tuyos, no la geopolítica internacional o lo que haga el infame Sánchez. 

Ni mucho menos estoy diciendo que haya que dar la espalda a la realidad, vivir en la caverna platónica no es solución a nuestros problemas. En la ignorancia ya viven los zurdos. Sin embargo, en ocasiones sí veo necesario “abstraerse” si tu situación personal o profesional te lo permite.

No es menos cierto que no es tarea fácil dadas las circunstancias. Es difícil no querer desahogarse cuando ves a unos tarados comparar a un partido político totalmente legal, legítimo, democrático, y hasta necesario, con los talibán. Tampoco es fácil reprimirse las ganas de saltar al escuchar o leer cualquier memez sectaria de Antonio Maestre, Facuo & CO. Si la izquierda se vuelve a servir de la figura de Federico García Lorca para lanzar una propaganda que el propio granadino hubiera abominado…la paciencia se va agotando. Luego ves un profesor de universidad emocionalmente vacío atacar a Rafael Nadal estableciendo paralelismos propios de una ameba faltadita y el vaso comienza a desbordarse. Y la gota que lo colme no tardará en llegar, porque nuestro particular Narciso se pasea en bañador y chanclas por un palacio isleño en medio de una crisis internacional. Esto último quizás es positivo si seguimos aquello de “si no está roto no lo arregles”.

Y aún así, a pesar de todo y todos/as/es,  ¿eso en qué te afecta a ti? Si lo hace procura que no lo haga. Si lo importante es ser feliz no otorguemos a la progrez (mediática e intelectual), empecinada en blanquear y justificar los continuos ataques de la izquierda política a nuestros derechos y libertades, la posibilidad de condicionar nuestro estado de ánimo. Ríete de ellos y punto, tu día a día mejorará si interpretas las loas a la chusma que nos ha tocado soportar como Gobierno si vives todo lo que nos está ocurriendo como una (demasiado larga) jornada valleinclanesca. 

En conclusión, no nos equivoquemos, la vida no es Twitter y la TV. No nos sobrevaloremos, sabemos lo que hay. La capacidad de influencia o de cambiar las cosas de la mayoría de nosotros es nula o casi nula. Enfurecerte en redes a diario no te va brindar beneficio alguno. No digo que haya que acostumbrarse a ser insultado y pisoteado continuamente por el desGobierno y su cohorte, aunque curados de espanto sí que deberíamos estar a esta alturas, simplemente otorga a las cosas la importancia que verdaderamente tienen.

Dicho esto y después de esta sesión de “coaching” barato volvemos con la carabina recargada.

PD: Cuando creas que no hay castigo mayor que tener a Narciso de presidente del Gobierno… piensa en sus parientes más cercanos , que encima lo tienen que aguantar en reuniones familiares.

Carpe diem


close

Publicado por Carlos Luque Flórez

Periodista polivalente. Soy de Aragón, la tierra noble.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: