Colaboradores

En este Rincón acogemos a diversas personas de distintas generaciones y diferentes costumbres. Nos une el sentido común.

Carlos Luque

Carlos Luque Flórez

Director

Periodista polivalente. Aragonés. Harto es poco.

Juan Segura Nuez

Erasmus pocos y parió Juanola

Médico en potencia. Batería por diversión.

Joaquín Echeverría Alonso

Cosas de la vida

Ingeniero de minas. Aficionado a contar historias más o menos reales.

Rvdo. Sr. D. Juan Manuel Góngora Matarín

~Duc in altum~

@patergongora en Twitter, cura rural almeriense y basado por la gracia de Dios.

José María Aiguabella Aísa 

El Profesor.

Ignacio Leonardo Pueyo Bestué

Leonardo da… Aragón

Estudiante de Medicina por Europa. Neófito en el mundo de las Humanidades.

Adolfo Garcinuño Gil

~El rincón de pensar~

Jamón Ibérico y toros. Abordo de España.

Iván cantero

Iván Cantero

La iglesia de Baler

Escritor de vocación tardía e ingeniero informático. Irreverente sin trinchera.

Manuel Liedana de Otazu

Repartiendo arte

Empecé arquitectura porque no sabía qué hacer. Ahora no sabría qué hacer sin la arquitectura.

Diego González Gilaberte

Cambiando de tercio

Un «talibán» más del 7. Taurino no, torista.

Kay la dolce

Kay

La Dolce Vita

Un espacio para darle vueltas a las cosas y que las cosas nos den la vuelta.

Guillermo Mas Arellano

Guillermo Mas Arellano

Pura Virtud

Crítico cultural involucrado en la lucha por el imaginario. Entiendo el cine y la literatura como bastión de defensa contra el mundo moderno

Juanma Moreno

Juan Manuel Moreno Lardón

La dejada

No me gusta mancharme las zapatillas.

Juan Muñoz Iñigo

~8:32~

Estudiante de psicología. Don’t Tread on Me.

Alejandro Uriz Lucientes

El Lúcido.

Futuro jurista de reconocido prestigio. Amo la libertad y por eso la defiendo.

El hermanastro de Sabino Arana

Reflexiones de un maketo

Alejandro Cortés Fernández

Jurista y casi abogado. “Solo es posible avanzar cuando se mira lejos” Ortega y Gasset.


«La nación más fuerte del mundo es sin duda España. Siempre ha intentado autodestruirse y nunca lo ha conseguido. El día que dejen de intentarlo, volverán a ser la vanguardia del mundo.«

Otto von Bismarck

Dios es del Madrid

Dios está blanco

Un amigo me sopló que Guardiola emplea a físicos para planificar sus partidos. Descifrando los datos del juego y analizando las variables de cada ocasión. Quizás esa sea la razón por la que los purísimos doctores del fútbol le consideran el mejor entrenador del mundo. Sumos sacerdotes de la táctica, casi se diría que el juego les molesta, y que a cambio preferirían una partida de ajedrez estratégica entre los entrenadores. Ellos peor que nadie, los especialistas, han sido incapaces de entender el hito que en los últimos meses ha alumbrado repetidamente el Real Madrid en su estadio disfrazado de sucesivas e inverosímiles remontadas en Champions.

¡Devolvednos a nuestros héroes!

¡Devolvednos a nuestros héroes!

Siendo sincero, no tenía pensado escribir un artículo como este. Lo más, el comentario de  una película que se me apetecía interesante, contestataria y montaraz para los tiempos que  corren; pero resulta que me encontré con otro engendro insípido y pasteurizado sin muchos  más galones que cualquier otra proyección palomitera en la que se esconden las parejas de  quinceños solo para darse el lote.

El efecto Ignacio Echeverría

El efecto Ignacio Echeverría

El motivo para pedirle a Rincón Bravío que me publique un escrito es que ha llegado a mis manos un libro que considero muy interesante.

A lo largo de los últimos cinco años he vivido bajo el efecto con el que titulo este escrito.  La familia de Ignacio Echeverría Miralles De Imperial, que se enfrentó al terror en el puente de Londres el 3 de junio de 2017, nos hemos visto teniendo un cierto protagonismo consecuencia de aquella desgraciada ocasión. Aparte de reconocimientos a Ignacio, en forma de condecoraciones y otros homenajes, de las atenciones de los reyes de España o de la reina de Inglaterra, hasta el mural con una imagen de Ignacio que se finalizará estos días en el instituto en el que estudió y hoy lleva su nombre. Todas estas atenciones nos han repercutido a nosotros por haber sido los receptores de lo que a él le correspondía.

close
A %d blogueros les gusta esto: