Pablo Hasél: mal rapero, delincuente reincidente y mentiroso

Entendemos por posverdad una mentira emotiva que distorsiona la verdad de forma deliberada, huyendo de los hechos objetivos y tratando de apelar a las emociones y creencias personales. Es ardua tarea encontrar un ejemplo más exacto de lo que significa posverdad que el tratamiento del caso de Pablo Rivadulla.

¿Disfrutar de qué?

Por último nos encontramos ante el espécimen más peligroso. Aquel que no tiene idea alguna de nada de lo que habla y que, para más inri, parece comportarse como un loco. La mejor representación de este ser la podemos ver representada en Illa.

Feminidad y danza. La ‘meritocracia’ de Sánchez

Está claro que desde que España es una democracia la meritocracia nunca ha sido algo muy amigo de nuestros gobernantes. Viene de lejos, no todos los males los ha creado Narciso. Sin embargo, sí se ha encargado de acrecentarlos, como poco.

El cuento de los siete ministros, 100.000 muertos e infinitos despropósitos

Planteemos la construcción de un cuento, una distopía. Supongamos que estalla una pandemia mundial, por ejemplo, y que que el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias no sólo no alerta de una grave emergencia sanitaria sino que afirma taxativamente que «España no iba a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado».

Pablo Iglesias y la democracia limitada

Después de un mes de vacaciones sin aparición pública alguna, en las que nuestro Vice se habrá zampado medio catálogo de Netflix y la discografía entera de Barricada, Pablo Iglesias reaparecía en el salón de belleza de ‘La Sexta’, ataviado con su jersey republicano, donde había quedado con Gonzo a darse un masaje.

James Rhodes o la nacionalización por la jeta

Lo primero que quiero hacer es felicitar al músico tuitero James Rhodes, que ya tiene el honor de poder llamarse español.

A %d blogueros les gusta esto: