Inés, Pablo, Santiago. ¿Y ahora qué?

Si Casado y Arrimadas tuvieran un mínimo de sentido común llevarían reunidos desde la noche de San Valentín para aunar fuerza de una vez por todas, si no, están muertos.

¿Bandera blanca antes de la batalla?

¿Por qué los políticos españoles se empeñan siempre en dejarnos perplejos? A un bando y al otro…Los últimos en sorprenderme han sido el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, y la supuesta líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

A %d blogueros les gusta esto: