Tontos modernos

Las esperas se hacen más amenas cuando son amenizadas por el bobo de turno. Esta vez llegó en barco desde Palma de Mallorca con la obligación de corregir a Galdós que narró, en el primero de sus Episodios Nacionales, la muerte de un hombre al que un cañonazo le arrancó de cuajo una pierna o el liderazgo de otro al frente del buque “Príncipe de Asturias”.

A %d blogueros les gusta esto: