¿Disfrutar de qué?

Por último nos encontramos ante el espécimen más peligroso. Aquel que no tiene idea alguna de nada de lo que habla y que, para más inri, parece comportarse como un loco. La mejor representación de este ser la podemos ver representada en Illa.

Feminidad y danza. La ‘meritocracia’ de Sánchez

Está claro que desde que España es una democracia la meritocracia nunca ha sido algo muy amigo de nuestros gobernantes. Viene de lejos, no todos los males los ha creado Narciso. Sin embargo, sí se ha encargado de acrecentarlos, como poco.

A %d blogueros les gusta esto: