Yolanda la procrastinadora

Reconozco que me gusta postergar. ¿Deja para mañana lo que puedas no que hacer hoy? Mi respuesta es un sí rotundo. Ahora bien, si me pongo en la piel de un empleado público seguramente trataría de disimular, si fuera político intentaría dejar atrás el afán de posponer responsabilidades. Pero sin duda, si fuera ministro de TRABAJO del gobierno de España trataría de faenar en tiempo y hora. Y si no lo hiciera al menos no presumiría de vagancia.

Revilluca en estado puro

«El puro no es mío (…) No Fumo» / «Fumé de camino y lo dejé apoyado en un cenicero para luego» / «Puede haber una foto mía con el puro en la mano pero nunca en la boca».

Salvando las distancias de lo (en mi opinión) meramente anecdótico al escándalo internacional es fácil acordarse de Ábalos-Delcy y sus mentiras después del lamentable espectáculo que Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria, ha ofrecido en las últimas fechas. Imagino que conocen los hechos pero por si viven en una cueva…»Revilla ‘cazado’ comiendo en el interior de un restaurante cuando lo tiene prohibido por el Covid»

Mis impresiones sobre las elecciones del cuatro de mayo

La cosa más sorprendente de estas elecciones son los malabarismos que hicieron el Ministerio del Interior y Unidas Podemos para exhibir cartas con cartuchos de bala, de las que después de estas elecciones no se habla para nada.

La mayoría ha hablado, ¿y ahora qué?

Comentábamos hace un par de días la pifia de Unidas Podemos al escoger como eslogan electoral ‘Que hable la mayoría’. Las desgracias nunca vienes solas, así que a ese llamamiento masivo a las urnas como único instrumento posible para vencer al «fascismo» se sumó toda la izquierda política y mediática. ¡Craso error!

Que hable la mayoría

Escribo estas líneas en un AVE dirección Madrid a día 3 de mayo, sin saber todavía que es lo que pasará mañana. Nada más arrancar el tren, con una demora importante, por cierto, empiezo a pensar en lo contraproducente del eslogan de Podemos para esta campaña electoral. Esa consigna encargada de titular este artículo les va a retratar, no me cabe ninguna duda.

Yo soy currinche

En cada canción desafío a la mente / mi opinión es tan valida como la de un presidente / a veces es más listo el que pregunta que el que tiene respuestas para todo / sobre todo, os quiero a todos a mi modo. No me puedo quitar de la cabeza los versos de Lírico en Filosofía y Letras pero Fernando Rueda entra y me corta el rollo.

Cuarto de periodismo, Universidad de Villanueva, el James Bond español me pide que escriba una columna personal con una única condición. Debe titularse “Yo soy currinche”. A lo que ipso facto me pregunto qué coño es un currinche. A caballo entre la agraviada RAE y WordReference creo construir una definición más o menos adecuada.

~El sumario del agravio~ 15-30 de abril del 2021

Continuamos esta sección, patrocinada por el desGobierno de España, para refrescar la mente de todo aquel que nos regale su tiempo y decida leernos.

Tiovivo de amenazas o la trivialización del mal

He querido dejar pasar unos días para escribir sobre las ‘amenazas’ a distintos políticos por dos motivos. La primera se fundamenta en la prudencia ante unos hechos semejantes. La otra causa es que tenía claro que la dramatización de la izquierda iba a dar mucho de sí. Y vaya si han dado, tanto que sigue coleando y lo hará hasta, por lo menos, el 5 de mayo.

Qué difícil

Si no me dices que estoy en 2021, viendo la política, la economía y la sociedad, pienso que estoy , mínimo, en 1930.

La polarización se ha normalizado, tanto que forma parte de la vida de los españoles; como el desayuno, la comida, la cena, incluso el jamón.

2021 ~Reflexiones de un maketo~

7 de mayo de 1945. Las potencias del Eje acaban de vencer al último reducto de militares soviéticos que quedaba en Moscú. La Plaza Roja asiste al izamiento de la bandera alemana en el Kremlin. La estela de la sombra de la esvástica tiñe la capital rusa de un aura fúnebre. Al igual que sucedió en Londres y Paris. …

A %d blogueros les gusta esto: