DEMOCRACIA Y ´EUGENTANASIA´ III

En esta tercera entrega seguiremos constatando cómo la ausencia de una correcta orientación ética se termina rebelando en contra de la dignidad humana, cuya administración queda sometida al poder político, al que se otorga la capacidad para concederla o restringirla, en función de criterios utilitarios, cosificando la existencia de la persona en función de sus circunstancias.

A %d blogueros les gusta esto: