No le llamen harakiri

Desde el primer momento dije que no tenemos ninguna línea editorial y que éramos libres para hablar de lo que quisiéramos. Pero quiero comenzar reconociendo que es cierto que ante según qué asuntos, nos gusten o no, decidimos callar.

A %d blogueros les gusta esto: