EL MILAGRO DE SAN ANTONIO ~Recuerdos de niñez~

San Antonio sonreía, sonreía siempre, no era la suya una sonrisa bobalicona como la de otras imágenes, la inteligencia de sus ojos lo diferenciaba de cualquier otra imagen o mortal, sus ojos hablaban, yo era muy niño y tal vez por eso nunca llegó a distinguirme con ese tipo de confidencias.

A %d blogueros les gusta esto: