EL HERÓE ~Recuerdos de niñez~

Era primavera, la misa estaba a punto empezar, la iglesia coronaba la colina o así al menos se veía desde la Villa. Estaba situada en un llano al final de la cuesta que llamábamos la Carreterona, era de piedra gris, supongo que de caliza, tal vez arenisca, no sé, no muy carcomida, apenas era del siglo XVII; en la entrada principal tenía un portón y tras él un soportal como tantas otras, y una torre situada simétricamente en el fondo oeste de la iglesia. La mañana era soleada y yo estaba alegre, rodeado de niños endomingados.

LA BODA DE SOCORRO ~Recuerdos de niñez~

Socorro llegó a Cangues… Puede parecer pomposo comenzar así la historia, pero creemos que la personalidad de Socorro lo justifica.

LO QUE FUE DEL PUEBLO, AL PUEBLO RETORNA ~Recuerdos de niñez~

Vivíamos bien, ese es al menos mi recuerdo, no es que tuviéramos muchas cosas, pero vivíamos bien ¡Qué duda cabe! Recuerdo aquel día que Queipo y yo hacíamos guardia de honor a la puerta de la casa de la difunta, tendríamos unos quince años, Queipo tal vez alguno más.

EL HOLANDÉS ERRANTE ~Recuerdos de niñez~

Siendo muy niño oí hablar del ‘Judío Errante’, era frecuente en la aldea que las viejas contarán cuentos a los niños sobre este sobrecogedor personaje, también había otra versión que me marcó, despertando mi imaginación y mi miedo a la oscuridad y es que yo vi al Holandés Errante.

MÁXIMO Y SU RAZÓN ~Recuerdos de niñez~

JOAQUÍN ECHEVERRÍA ALONSO Era a comienzos de los sesenta, recuerdo a Máximo, era un señor de buen aspecto, hombre alto, algo grueso como era correcto por aquellas fechas, bien vestido y aseado, o a mi me lo parecía, siempre cortés, nunca escandaloso, en suma era “correcto”. Era un caballero. Persona de buena familia, tenía unSigue leyendo «MÁXIMO Y SU RAZÓN ~Recuerdos de niñez~»

EL MILAGRO DE SAN ANTONIO ~Recuerdos de niñez~

San Antonio sonreía, sonreía siempre, no era la suya una sonrisa bobalicona como la de otras imágenes, la inteligencia de sus ojos lo diferenciaba de cualquier otra imagen o mortal, sus ojos hablaban, yo era muy niño y tal vez por eso nunca llegó a distinguirme con ese tipo de confidencias.

Invierno

JÓNATAN ABADÍA LISA El invierno en la montaña es más frío. Lógico. Lógico, pero más frío. El invierno en la montaña es un invierno de verdad.  En los pueblos de montaña se esconden sus escuelas. La mía está en la plaza. La escuela es como la despensa que había en casa de mis abuelos. OlíaSigue leyendo «Invierno»

A %d blogueros les gusta esto: